Circunvalación de Santo Domingo, planificación e infraestructura vial

Por cada carretera terminada hay un laberinto invisible de posibilidades que se estudiaron buscando el trayecto más eficiente pero no llegaron a ningún lado. El camino final se traza en base a factores de orden técnico, humano y funcional mientras los errores se pagan en meses y cuantiosas perdidas.

Los beneficios de tener vías alternas para conectar los puertos de carga en Caucedo y Haina, con resto de República Dominicana sin tener que sobrecargar las vías más transitadas de la capital hablan por si solos. Por ende, que la circunvalación (o por lo menos los 50 kilómetros en los que estuvimos involucrados entre la Seis de Noviembre, Autopista Duarte Norte y la Autopista del Este) se considere el proyecto más relevante en material de infraestructura vial en los últimos años. Así es años. Históricamente el diseño de carreteras ha sido tediosamente largo. El trazado de las vías tomando en cuenta obstáculos desde ríos y montañas hasta propiedades privadas, presenta dificultades que pueden extender el proyecto indefinidamente.

Uno de los procesos más largos se ejecuta con brigadas topográficas recorriendo a pie el futuro trayecto de la carretera por meses, armados con dispositivos de posicionamiento global en forma de bastones. Estos instrumentos se utilizan para tomar puntos georreferenciados y después identificarlos en el trayecto cada vez que se encuentra un obstáculo o área de interés en la carretera. A nivel práctico es necesario visitar el lugar de la obra varias veces, porque el método no ofrece una visión clara de los terrenos a ser utilizados. 

Para ayudar con las lecturas, a veces se toman fotos aéreas que acompañan el levantamiento topográfico de las brigadas con avionetas y fotogrametría tradicional incrementando el costo de la operación aun más.Los vuelos realizados por vehículos aéreos no tripuladosy sensores especiales ofrecen una revolución en el campo, permitiendo la captura de datos necesaria para digitalizar todo el entorno en sistemas cartográficos con la altura del terreno, imágenes ortorectificadas o una nube de puntos en un plano tridimensional y georreferenciado.

Este nuevo mundo de información funciona en base a miles de puntos que son capturados desde el aire, los cuales el dron puede tomar en sus vuelos en ordenes magnitud en comparación a las brigadas topográficas, reduciendo los tiempos en el campo de meses a días. La captura completa del tramo de 50 kilómetros realizado por Mapix promedió una semana y media en el campo. Cuando se toma en cuenta el tiempo que toma tramitar permisos para visitar propiedades en el trayecto de la carretera, gestionar el personal de la brigada para comenzar, sin contar con las sorpresas del clima, es difícil volver a pensar el ‘método tradicional’. 

En instancias como esta, el primer paso para comenzar un trabajo generalmente es el mismo, se realiza una prueba de campo y se entregan los resultados de un segmento para su comparación con el trabajo realizado por brigadas de campo. Esta disrupción en el diseño de carreteras se calcula no sólo en los meses de trabajo ahorrados, pero en la carga económica que conlleva mantener un equipo de personas operativo durante ese periodo, obteniendo un nivel de detalle y precisión no antes visto en la industria.